Archivos de la categoría Microrrelatos etílicos

Rastrojos y erizos

DionisosArrasados los ojos por el rímel y el sueño, se dirigió cansinamente a su dormitorio. Convertir en celebración cualquier circunstancia era una de sus ¿escasas? cualidades. Aquella noche él, ella, todos habían celebrado su marcha a Hamburgo, su nuevo puesto de ingeniera. El vino anega los rastrojos que te pinchan hasta convertirte en erizo. Un brindis y adiós, amor mío.

Uva madura

Tal vez fue el ocaso, que arrasa las luces y el día. Acaso fue el “Bolero” de Ravel. Lo único cierto, el destello de cristal en tus ojos de uva madura que, cual vino tinto, me bebí.
Desde entonces, duendecillos felices me apuntan en tu pupila, y por mi resquebrajada corteza me invaden hasta la raíz.

Dionisos

Mira el viñedo con cepas antiguas y vid nueva, hijo mío. Nudosos troncos arraigados a la tierra junto a savia recién nacida que bucea en su lecho armado con terrones de sol. Aquí crecerás oliendo el mosto de la uva hasta que un día pruebes su metamorfosis en vino, ese torrente de líquido maduro que brinda ufano con la vida.